Chaneques

Leyenda de los chaneques.
En muchos lugares de Latinoamérica existe una criatura a la que se  le llama Chaneque, y del que muchas apariciones se han contado en distintos puntos del continente.

El término ‘chaneque’ significa en lengua náhuatl “los que habitan en lugares peligrosos” o “dueños de la casa”. Sobre esta criatura ya contaban los aztecas, así que han habitado junto a nosotros (o quizás, mucho antes que nosotros) durante mucho tiempo. Se los describe como pequeños hombres o mujeres, de aproximadamente un metro de altura, con los pies al revés para no ser perseguidos, una cola y sin oreja izquierda. Cuentan que dejan huellas blancas y su entorno natural son los bosques, donde suelen rondar fuentes de agua como ríos, lagos y arroyos.

Sin embargo, de vez en cuando suelen meterse a las casas del campo en donde habitan a hacer travesuras. Existen diferentes versiones sobre su origen y funciones. Por lo general se los concibe como juguetones guardianes de los montes y la fauna, asociados al inframundo; pero otras tradiciones los ven como espíritus de niños que no han podido llegar al paraíso y buscan robar la sombra de algún otro niño para apoderarse de su cuerpo. También se ha dicho que se dedican a perder a los viajeros desprevenidos y que, cuando asustan a las personas, son capaces de espantar a su tonalli (el ángel de la guarda); algo que debe ser corregido cuanto antes mediante un ritual antes de que el portador muera.

Apariciones de chaneques reales.

chaneque2Este tipo de criaturas han sido vistas en casi todos los lugares del mundo, a lo largo de toda la historia. Específicamente, los conocidos como chaneques podemos ubicarlos en Latinoamérica, donde muchos cuentan haberlos visto.

Visto en una carretera Oaxaca-Puerto Angel.
Este avistamiento lo cuento un chofer de una camioneta que manejaba en la carretera Oaxaca-Puerto Ángel (México) alrededor del kilómetro 100 durante la madrugada, cuando pasó bajo las ramas de una gran higuera. Allí redujo la velocidad y no se esperó que, de repente, varias pequeñas criaturas saltaran sobre la plataforma de su vehículo, riendo como niños. Tras reponerse del susto, notó que los que parecían niños volvían a subir por las ramas y despertó a su acompañante. Detuvo el auto y ambos salieron a buscar con linternas, pero no hallaron nada. Se cuenta que los chaneques les jugaron una broma.

Chaneque grabado en video.
Más reciente y visual es el relato de un grupo de amigos que decidieron incursionar en lo profundo de la selva brasileña un enero de 2015. En el vídeo que captaron de su aventura se los ve divirtiéndose en el río, nadando, cuando el muchacho que sostenía la cámara le pidió a uno de sus amigos que saliera de las aguas para grabarlo haciendo un clavado. Fue entonces que la escena comenzó a tornarse extraña.
Detrás del joven, en unos arbustos, se ve algo asomándose con cautela. Al principio no se nota demasiado, pero en seguida los chicos se dan cuenta del silencioso acecho. Justo cuando parecen querer acercarse, una pequeña criatura sale corriendo entre las plantas y los jóvenes, asustados, salen corriendo.

¿Quién estaría más asustado? ¿Cuál será la versión real? En todo caso, se dice que para evitar su entrada a la casa, se debe poner un cartel en la puerta o bien un collar hecho con piedras de río y nueces.

Video grabación del chaneque en brasil.

La antigua tradición de los chaneques está extendida por todo el mundo. En cada continente, país o poblado tienen diferentes nombres y cualidades, pero todos coinciden en describirlos como pequeños hombres o mujeres que suelen habitar en los paisajes naturales más remotos o incluso visitar de vez en cuando las viviendas humanas, y pueden ser tanto benéficos como malignos para los seres humanos.