Mitos y leyendas cortas

Vida y leyenda de chucho el roto “Jesús Arriaga”

Jesús Arriaga o Chucho el roto fue el Robin Hood de México, era conocido con este nombre debido a que para robar a los ricos y darle a los pobres, se vestía con los lujosos atuendos de la época los cuales llamaban “roto” a los catrines, nacido en el año de 1858 en Santa Ana Chiautempan, Tlaxcala, este hombre durante el gobierno del Presidente Porfirio Díaz pasó a ser un personaje querido en su pueblo también por sus múltiples talentos que usaba para robar.

Desde muy chico tenía la habilidad de imitar acentos e idiomas extranjeros a la perfección. Primero desde niño comenzó con imitar el acento de los indios que comercializaban en el mercado del pueblo. De igual forma, lo hacía con las personas que trabajaban en los circos y que procedían de tierras lejanas, así pues se ganó el aprecio de los magos y payasos, quienes sin dudarlo le enseñaban también sus trucos y artimañas que más tarde usó para robar.

Así fue pues cómo Chucho empezó a robar primero pequeñas cosas y le llegó a gustar sobre todo por la adrenalina que le producía hacerlo. Fue creciendo y hasta llegó a dominar el francés de forma competente, cuando los soldados franceses que ocuparon México entre los años 1862 y 1867, y debido a su encanto, le asignaban tareas sencillas como trasladar maletas o hacer mandados al mercado. Aunque procedía de una familia pobre, para la época, habían familias aún más pobres y él sentía además de la adrenalina, regocijo, al saber que al quitarle a los ricos, estaba ayudando a familias mucho más necesitadas que la de él.

Recomendamos leer: .....  El conejo de la luna

chucho el rotoDebido a la inauguración de la Línea Nacional del Ferrocarril de México-Apizaco-Puebla, Jesús se vio atraído por este evento y allí conoció a Matilde del Frizac sobrina del millonario comerciante Diego del Frizac de quien se enamoró perdidamente. Ella también de él pero ambos tenían miedo de revelar su amor, por miedo al rechazo de la familia de Matilde, por ser Jesús de una clase social muy baja.

Un día acudió a una fiesta de gala en donde estaba el mismísimo Presidente Porfirio Díaz y fue la misma Matilde quien le prestó vestimenta de su tío para que se hiciera pasar por un hombre de clase y asistiera junto con ella a dicha fiesta. Cuando ambos estaban hablando con el Presidente, Chucho el roto, le ha robado su reloj. Matilde sabía lo que Chucho había hecho, aun así ella fue su cómplice y ambos salieron airosos de la fiesta.

Cuando la familia de Matilde se dio cuenta esto, enseguida mandaron a buscar a Chucho el roto, para apresarlo y fue así cómo fue a parar el personaje con más fama que ha sido encarcelado en San Juan de Ulúa; una fortaleza temible que está frente al puerto de Veracruz de donde escapó varias veces. Sin embargo, Matilde ya estaba embarazada de Chucho y su familia, prefirió enviarla a Europa por dos años y hacerla regresar con el cuento que ha adoptado a María de los Dolores (Lolita), fruto de esa unión prohibida.

Recomendamos leer: .....  La leyenda del fuego

Al enterarse Chucho de esto, ideó un plan para salir de la cárcel y robarle a los padres de Matilde, su hija y su nieta, así fue cómo por primera vez salió escondido en un barril que se usaba para almacenar las aguas negras del fortín y que sus compañeros de celda usaron para echarlo en un foso que iba rumbo a la playa de Veracruz.

Siguió pues robando para darle a los más desposeídos e incluso formó una banda que debido a su astucia, era difícil de agarrar por las autoridades. Nueve años más tarde, fue capturado de nuevo y llevado a esta cárcel en donde usando su talento de disfrazarse e imitar voces y acentos, intentó otra vez escapar pero está vez lo atraparon y le mandaron a dar trescientos latigazos.

Se cuenta que al parecer nunca recibió dichos latigazos porque Matilde les pagó con monedas de oro a los guardias para que no lo hicieran. Lo trasladaron al hospital más viejo de Veracruz el “Marqués de Montes” donde murió el 25 de marzo de 1894 a los 36 años; al menos así aparece en la acta de defunción del Registro Civil de la ciudad de Veracruz pues su mausoleo fue abierto años después y en él encontraron solo piedras.

¿Será que logró escapar de nuevo Chucho el roto y ésta vez con su amada Matilde y su pequeña Lolita? ¿Dónde murió entonces?, ¿Será que se fue con ellas a Europa y siguió allí haciendo sus hazañas? Pues, estas son las incógnitas que quizá nunca sabremos.