Chupacabras

El chupacabras se encuentra en muchos sitios del mundo que no tienen conexión alguna. Seguramente habrás escuchado de alguna aparición o ataque por parte de este animal que es muy temido en las zonas rurales sobre todo. Lo cierto es que no tiene una ubicación geográfica porque se hablan de avistamientos por todo el mundo. La coincidencia que se debe siempre tener en cuenta en la composición de su cuerpo, ya que la misma habla sobre un animal que tendría un peso muy superior, una fuerza más importante que su tamaño y una columna con espinas para terminar, no se conoce su color por ejemplo.

Quien es el chupacabras

el chupacabrasEl temor que provoca el chupacabras es debido al significado de su nombre, el mismo viene a ser un críptico legendario. Más allá de esto, se le puso chupa-cabras porque se alimenta de animales domésticos como las “cabras” en su mayoría, aunque también mencionan sus avistamientos que le atraen las vacas y los animales que se tienen en una granja por ejemplo. Lo que hace con sus víctimas es succionarles la sangre hasta que las deja secas, por eso es que se lo ha relacionado en muchas oportunidades con vampiros que se alimentan de animales.

Se ha visto al chupacabras en Rusia, en México, en todos los países latinoamericanos y hasta en Filipinas. Sin embargo, el origen del que algunos consideran como un demonio se encuentra en Puerto Rico durante el año 1995. Todas las demás apariciones, testimonios y relatos son posteriores, un dato importante es que jamás se ha comprobado ninguna de las historias que se cuentan y por ello es que no pasa de ser solamente una leyenda que se ha divulgado por todo el mundo. A falta de pruebas sobre la existencia del chupacabras, se lo ha confundido inclusive con perros en estado de sarna, así como también con otros animales que tuvieran la misma enfermedad.

Origen del chupacabras

Antes de que se creara esta leyenda de terror urbana, hubo un episodio real sucedido en Puerto Rico durante el año 1995, para el cual se dio como explicación la existencia de este animal o monstruo. Se notificó que un pastor encontró en la mañana a 8 de sus ovejas sin vida, cada una de ellas tenía 3 heridas en su pecho y a través de las mismas se les había succionado toda la sangre hasta la última gota. El caso fue archivado como muchos otros, pero a los meses se presentó a declarar una mujer diciendo ser testigo presencial y su nombre era Madelyne Tolentino. Ella en su declaración dijo ver a una criatura espantosa que habría sido la responsable del crimen, pero también mencionó que en Puerto Rico hubo 150 casos aproximadamente con las mismas características. La descripción de la criatura es la que luego se menciona al hablar del chupacabras y desde allí tomó su nombre. Con el tiempo empezaron a salir casos con iguales características, pero en partes del mundo que no comparten ninguna relación, así es como nace la leyenda del chupacabras.

Investigación sobre esta leyenda

chupacabrasComo en toda investigación, siempre se debe ir al origen del tema para poder comprender lo que sigue después, a veces las cosas funcionan como un teléfono descompuesto y se terminan dando como verdades las cosas que son ficticias o agregadas en alguna parte de la divulgación mundial. El investigador Benjamín Radford se adueñó del tema que preocupó durante muchos años a todas las zonas rurales en donde se habló de una aparición y luego expuso sus conclusiones al respecto.

La mujer que había sido supuestamente testigo del hecho ocurrido en Puerto Rico, dio en su momento la descripción del animal como la conocemos hoy en día: De aspecto reptil, con una columna vertebral de espinas, tamaño pequeño, ojos saltones y un color que va desde verde a gris. Benjamín Radford se basó en esta descripción para darse cuenta que se estaba describiendo a un personaje aparecido en una película de terror de la época, el mismo tiene exactamente las mismas características que el conocido como “Sil” en Especies y esto es que lo provoca que pierda veracidad el testimonio. Por otro lado, otro tema que sacó a la luz es que a los animales se supone que les habían extraído toda la sangre según los relatos, pero ninguna de estas víctimas había sido sometida a una necropsia, razón por la que no se puede confiar en la afirmación. Se realizó tiempo después un análisis a 300 animales que formaban parte de esta leyenda, el mismo lo llevó a cabo un veterinario y determinó que no habían sido desangrados.

Las personas que fueron testigos de los ataques ya finalizados por el chupacabras, encontraron animales que tenían una pérdida importante de sangre con alguna que otra marca punzante en el cuerpo, lo cual solamente tiene como significado que fueron mordidos sin tocar ninguna arteria principal y sería esta la explicación a este hecho. Aunque todas las leyendas hablen sobre el mismo animal, el investigador las dividió en dos clases diferentes: Las de Puerto Rico y Latinoamérica por un lado con la versión de que se mata animales y se les extrae toda la sangre; las apariciones en Estados Unidos donde se dice que vieron al monstruo por los alrededores.

En el año 2010 se determinó bajo un estudio de la Universidad de Michigan que aquellos chupacabras que habían sido visto en Estados Unidos no eran reales. Se trataba de coyotes con un parásito llamado sarcoptes scabiei, este diagnóstico también explicaría los ataques en otras partes del mundo porque la debilidad de estas criaturas tendría que hacer como consecuencia que empiecen a cazar ganado y presas fáciles, también se entiende que hagan mordeduras débiles en sus cuerpos. Los síntomas más relevantes del parásito son la piel gruesa de los coyotes, un mal olor y falta de cabello en su cuerpo.

Lo último que se investigó al respecto es la razón por la que el chupacabras no consume a sus víctimas, solamente las muerde. En caso de tratarse de un coyote o un perro, luego devorarían la presa que atraparon con sus colmillos. Sin embargo, expertos en estos animales dicen que no siempre llegan a consumar su cacería, inclusive podría tratarse de un ataque fallido en donde la presa se defendió y al marcharse el depredador, la misma se muriera desangrada de forma interna por la mordedura.