El mito de sisifo

Sísifo fue el fundador de Éfira y también su rey. Sin embargo, se trata de alguien muy avaro que hizo todo tipo de atrocidades para conseguir más y más dinero, no le importaba terminar con la vida de la gente o incluso traicionarla para quitarle su dinero. En los tiempos donde estaba presente Odiseo, Sísifo era conocido como uno de los hombres más astutos del mundo y hasta pudo huir de las manos del mismísimo Tánatos.

Cuando la muerte llegó a buscarlo, Sísifo se avivó y le puso esposas para que no pueda irse. El mismísimo Ares tuvo que ir a buscar a Tánatos que estaba secuestrado y nadie murió durante esto sucedía, luego de ser liberado por Ares, Sísifo pasó a estar bajo su custodia. Antes de que llegue el momento de su muerte, él muy astuto habló con su esposa y le advirtió que no entregara su ofrenda a los muertos y así lo hizo su mujer haciéndole caso. Sísifo habló con Hades para hacerle dar cuenta de que su mujer no estaba cumpliendo con sus deberes de sacrificio a los dioses para que le permita volver a convencerla para que lo haga.

Sísifo se rehusó con todos sus recursos a volver con Hades, pero Hermes lo fue a buscar personalmente y lo regresó. El castigo para este hombre es toda la eternidad subiendo una roca por una montaña empinada que al llegar a la cima vuelve a caer para que tenga que comenzar todo el recorrido de nuevo y nunca pueda entonces conseguir su objetivo.