Leyenda de los simbolos patrios

Así como hay leyendas de terror y de locura, como se cuentan historias de personajes míticos y fantásticos que le dieron alegría al mundo, también se cuenta la leyenda de los simbolos patrios.

El águila sobre el nopal es una leyenda que tiene ya más de un siglo contándose y que data de muchos más años de antigüedad. Los predecesores de los mexicanos crearon cimientos de una de las más grandes civilizaciones jamás vistas en el mundo y el nombre Azteca hoy todavía es escuchado y leído con suma atención.

Así pues, cuenta una leyenda mexicana que hace muchísimos años, cuando todavía los aztecas no eran la civilización que todos conocemos y vivían en los prados de Aztlán, su dios, Huitzilopochtli, se presentó ante ellos con una proposición de grandeza.

Leyenda de los simbolos patriosEste habría descendido de los cielos con la única menta de convencer al pueblo azteca de su grandeza y para darle los pasos necesarios para lograrlo. Al hablar con los sacerdotes dijo que su pueblo debería abandonar Aztlán y salir en busca de un nuevo lugar, y se darían cuenta de que están allí cuando vieran a un águila sobre un nopal.

El pueblo azteca, haciéndole caso a su dios, vagó por muchos años en tierras norteamericanas en búsqueda de la supuesta tierra prometida. Durante el riguroso viaje hubo discordia, batallas, separaciones, hambre, enfermedades y demás, pero en su gran mayoría no desfallecieron.

Luego de varias generaciones y poco más de 300 años de agonía el pueblo azteca vio un águila devorando una serpiente encima de un nopal y se dieron cuenta que era la señal que tanto habían esperado. Pues en ese lugar se construiría lo que en un futuro llamaríamos Tenochtitlan.

Los aztecas son un antecedente directo de los mexicanos y por ellos estos últimos adoptaron le serpiente sobre el nopal con la serpiente en el pico como símbolo nacional.