Mitos y leyendas cortas

Leyendas del panteon de belen

En una de varias leyendas del panteon de belen, se cuenta la de un niño que se llamaba Nachito, o mas conocida como leyenda de nachito, este niño que vivía con sus padres y era muy bueno en verdad, pero también era super miedoso, él le tenía miedo a la oscuridad, no aguantaba que apaguen la luz. nachitoMuchas veces sus padres intentaron que él durmiera con la luz apagada, le cerraban la puerta del cuarto, intentaban todo, pero el niño no hacía otra cosa que llorar cuando la luz se apagaba. Por esto es que aprendieron a dejarlo sin oscuridad que era el único modo en el cual no tenía miedo el pequeño.

Los años pasaron y el chico creció solamente un poco porque terminó falleciendo y encima de causas extrañas, nada podía con el consuelo de sus padres cuando lo enterraron en el Panteón de Belén, allí le prepararon el ataúd y lo bajaron para que esté bajo tierra. Sin embargo, el día siguiente los cuidadores encontraron el ataúd sobre la tierra y abierto. Volvieron a enterrarlo pensando que había sido simplemente un mal entendido, pero sucedió lo mismo el día siguiente.

belenPasaron 8 días entre que enterraban el cajón y este aparecía en la superficie, por eso hablaron con sus padres al 8 día y estos le contaron a los cuidadores sobre su miedo extremo a la oscuridad. Al entender la situación que se estaba viviendo con el niño que era miedoso y no quería su ataúd enterrado, decidieron entonces dejar sobre la superficie el cajón y que este se encuentre conforme a la luz, siendo que al enterrarlo tendría que lidiar con aquello que tanto miedo le dio mientras aun estaba vivo y sin ninguna razón en especial.

Una apuesta trágica.

Hace muchísimos años el panteón de Belén llevó a la locura a un estudiante de medicina que pasaba sus días en el Hospital Civil que se encuentra junto al cementerio. Lo cierto es que el joven quiso desafiar a las ánimas porque no creía en todo lo que se decía luego de las 8 de la noche que era el horario en donde estas salían a vagar por su lugar de descanso y no querían ser interrumpidas.

Recomendamos leer: .....  Mito del pombero

El estudiante de medicina apostó con sus amigos que podría a las 8 de la noche entrar en el panteón de Belén, caminar por el corredor y salir sin que nada malo ocurra, para comprobarle a los demás que lo había hecho, él clavaría al final del corredor un clavo que sería la prueba de que lo habría logrado el día siguiente. Tocaron las campanadas de las 8 de la noche y el joven trepó por la pared para poder entrar. Se metió dentro del cementerio con un clavo y un martillo para completar su apuesta.

Caminó el estudiante tranquilo por el corredor y al llegar por el final clavó sin problemas su clavo, el problema fue cuando intentó volver. Por más fuerza que el joven haga, de todos modos no podía caminar hacia la salida, sentía que una mano lo estaba agarrando desde el hombro y no lo dejaba caminar, entonces se desmayó de inmediato. Pasó una hora y los compañeros entraron todos juntos para rescatar a su amigo o ver que había sucedió y allí lo encontraron tirado en el piso, su capa estaba clavada con el clavo que había puesto y eso no le permitía avanzar. Sin embargo, al despertar se encontraba completamente loco.

La Sombra.

En el panteón de Belén recorren muchas leyendas cortas de terror y sobre fantasmas que hacen sus apariciones por las noches, o mismo luego de que el cementerio cierra sus puertas. Una joven cuenta que en un día como cualquier otro se había reunido su madre con sus compadres, todos ellos querían visitar el panteón de Belén y sus hijos no se opusieron porque sería una gran aventura. Partieron para el lugar pero cuando llegaron a sus puertas se dieron cuenta de que ya estaba completamente cerrado por el horario, se quedaron parados junto a la puerta para intentar ver al velador y también llegó una carreta que quería entrar pero llegó tarde.

Recomendamos leer: .....  Origen y Leyenda de la la llorona

De pronto, la joven pudo notar del otro lado de la puerta a una sombra que pasaba sin detenerse ni mirar a todas las personas que estaban en la puerta esperando por el velador, ella se asustó tanto que quedó completamente callada, pero no así su familia que también pudo ver la sombra y comenzó a gritar de desesperación. Se sentaron en la banca que se encontraba enfrente del panteón por un momento y entonces pudieron todos al mismo tiempo escuchar un grito muy fuerte del otro lado de la puerta y también una risa macabra que se desvanecía en el viento.

Rápidamente la joven pidió que se fueran de aquel lugar tan tenebroso y pretende volver algún día. Con los años la familia se dispuso a creer que la sombra que vieron era nada menos que el velador del panteón, pero un vecino le dijo un día que en ese cementerio no había velador hace muchos años.

Otra leyenda también muy sonada es la que fue grabada en video, y se llama el monje del panteón de belén

El video tiene una duración de 4 minutos y en él se aprecia claramente como un monje sale de la pared y desaparece