Mito del minotauro

Con cabeza de toro y cuerpo de humano, la mitologia griega nos presenta al minotauro, que viene a ser el toro de Minos. Sus padres, quienes lo engendraron fueron la reina Pasifae y el toro de Poseidón que había dado a Minos como regalo. Esta terrible bestia no tenía lugar en esta vida y se le pidió al rey que la sacrifique, pero él no quería matar a su propio hijo y por ello lo tuvo en la corte junto a él durante un tiempo, hasta que ya no pudo más, no solamente con las burlas y la situación insostenible, sino que además era muy salvaje como para estar en civilización, por ello lo mandó a encerrar en un laberinto que se creó para que él viva.

Cada 9 años, las personas tenían la obligación de destinar 7 doncellas de Atenas y 7 jóvenes. El minotauro los buscaría hasta el infinito y se los comería cuando los encuentre. minotauroNo había forma de escapar del laberinto, por lo que tarde o temprano ocurriría, pero un día, Teseo con la hija de Minos dieron fin a esta cacería porque se metieron en el laberinto para acabar con su vida. Eliminaron al minotauro y gracias a la ayuda de un hilo que su amante le había otorgado, Teseo pudo salir con vida de aquel sitio.

La arqueología encontró evidencia dentro de donde se situaba el palacio de Knossos, acerca de la existencia de culto o algo similar que debía luchar contra un toro, también hay pinturas que retratan cosas similares a las que suceden en el mito.