Mitos griegos

El Mito de Galatea.

Galatea es presentada en la mitología griega como la hija de Euritio y también es esposa de Lampro, este último no es una persona poderosa ni con mucho dinero, pero es bondadoso y humilde. Por otro lado, luego de su casamiento, Galatea quedó embarazada y tendría un hijo, pero se le pedía que tuviera un varón, en caso de que fuera una mujer, la misma sería abandonada para siempre y su corazón pesaba de dolor por la idea de que podría ser niña el hijo que llevaba en el vientre.

Cuando dio a luz, finalmente le dieron la noticia que ella no quería escuchar, era una mujer. Por consejo de los adivinos, Galatea vistió a su hija de varón y como nombre le puso Leucipo, nunca le dijo a nadie el sexo de su bebé y así fue como creció durante su vida, pero cuanto más pasaba el tiempo, más parecía una mujer hermosa y femenina su hija tras las ropas masculinas que no le hacían justicia.

En el momento donde todo saldría a la luz y al fin descubrirían que había parido una mujer debido a la exuberancia de su hija, Galatea se dirigió fielmente hacia el templo de Leto que es la madre de Artemisa y Apolo. Allí mismo se arrodilló y planteó su situación, como muestra de su fidelidad, Leto se apiadó de Galatea y le dio lo que tanto le estaba pidiendo, ahora la hermosa joven se habría convertido en un bellísimo hombre que ya no tendría miedo de fingir por su vida.

Mito de Hera.

El mito de Hera es realmente increíble pues se trata de la figura femenina más importante de toda la mitología griega, ella posee una gran influencia sobre su esposo Zeus y a su vez se presenta en casi todas las historias épicas alterando los acontecimientos ocurridos, algunas veces ayuda a los protagonistas de los mitos, pero otras veces utiliza toda su crueldad para destruirlos, por lo tanto es difícil clasificar a Hera como buena o mala, es más fácil denominarla una diosa de carácter fácilmente vulnerable, con una fuerte tendencia a enfurecer. Te contamos el mito de la diosa Hera a continuación.

Hera es hija de Crono el antiguo rey de los dioses, este titán se comía enteros a sus hijos ni bien nacían, esto lo hacía por miedo a una antigua profecía que anticipaba que él sería derrocado por su propio hijo, para asegurarse de que esto jamás ocurriera Crono obligaba a su esposa Rea a entregarles a los niños el mismo día de su nacimiento, esto se repitió durante 5 hijos segundos, entre estos niños tragados se encontraba Hera.

La suerte de Hera cambio rotundamente cuando nació el sexto hijo, Zeus, quien fue escondido de la crueldad de su padre y criado en la tierra, éste se escondió en la isla de Creta y luego cuando llegó a la edad madura decidió derrocar a su padre, para esto urdió un brillante plan y utilizando unos venenos pudo hacer que Crono vomitara a los 5 hijos que había tragado anteriormente, así Zeus junto a los otros 5 dioses comenzaron una guerra contra los titanes que acabarían ganando con ayuda de otros seres mitológicos.

Luego de la guerra contra los titanes o también denominada “Titanomaquia” Zeus ascendió al trono de los cielos en compañía de Hera a la que haría su esposa, de este modo quedó conformado el trono definitivo que continuaría reinando hasta nuestros días. Este matrimonio engendro a varios de los más poderosos y reconocidos dioses, entre los que se cuentan Ares, Eris, Hebe, Enio, Ilitía y en soledad también engendró a Hefesto. Por otro lado no todo fue amor, puesto que Zeus mantenía aventuras constantes con mujeres, ninfas y otros seres, muchos de los mitos que tiene a Hera como protagonista la sitúan persiguiendo a su marido, celándolo y haciendo todo lo posible por vengar su honor.