La leyenda de Rómulo y Remo

Las tradiciones romanas sobre el surgimiento del imperio fueron recogidas casi todas por el historiador Tito Livio.

Según reseña el literato romano, un hombre llamado Ascanio, hijo del héroe troyano Eneas, fundó la ciudad de Alba Longa sobre la orilla del río Tíbet. Fueron pasando las generaciones y todos los que reinaban en la creciente ciudad fueron descendientes de Ascanio. Pero pronto llegó Numitor y Amulio, ambos hermanos de sangre, la misma que se derramó.

Amulio, Numitor y Rea Silvia

Amulio destrona a Numitor, pero no lo mata. Dentro de su locura y para no tener a nadie que le pudiera disputar la corona por derecho de sangre condenó a su propia hija, Rea Silvia, a unirse a los adoradores de Vesta, una diosa que ameritaba puras vírgenes en su séquito.

La leyenda de Rómulo y RemoMarte, el Dios de la Guerra, vio la injusticia que estaba cometiendo Amulio y por razones que no se expresan claramente en la historia, baja a la tierra, conquista a Rea Silvia y tiene dos hijos con ella, Rómulo y Remo.

Amulio se enteró del nacimiento de las criaturas y sin perder el tiempo manó a asesinarlos, sin embargo Rea Silvia fue más rápida y arrojó a sus hijos al Tíbet con la esperanza de que sobrevivieran.

El nacimiento de Roma – La fundacion de roma

En la desembocadura del enorme río, la loba Luperca se acercó a beber agua y encontró a las dos criaturas solas e indefensas. Con ganas de acabar con su sufrimiento los tomó en su boca y sin pensarlo… se los llevó al Monte Palatino para protegerlos del frío y de los depredadores. La misma loba los amamantó y cuidó hasta que un pastor los encontrara y se hiciera con ellos.

Recomendamos leer: .....  Leyenda del chupacabras

Ya adultos y bien alimentados emprenden una cruzada para llevar de nuevo a Numitor al trono de Alba Longa. Asesinaron a Amulio y fundaron una ciudad dependiente de la primera donde podrían llamarse reyes. Esta ciudad terminaría llamándose Roma.

Rómulo le quita la vida a Remo

Luego de haber pasado tantas cosas juntos a los mellizos les tocó decidir en dónde crear su ciudad, habían siente montes en los que podían empezar: Aventino, Capitolio, Celio, Esquilino, Palatino, Quirinal y Viminal.

Ninguno de los dos hermanos lograron ponerse de acuerdo de en dónde iban a comenzar el asentamiento y optaron por dejar la decisión a las aves. Rómulo logró observar a 12 buitres volando sobre Palatino, mientras que Remo sólo vio seis en las demás colinas.

Para delimitar la ciudad Rómulo trazó un arado donde juró que quien lo traspasara pagaría con la muerte. Pues Remo lo cruzó en señal de reto y a Rómulo no le quedó más remedio que acabar con la vida de su hermano.

Entonces así es, Roma fue creada bajo la premisa de 12 cuervos y la vida de un hermano.